El ladrón desea un botín pero no quiere ser identificado ni detenido, y prefiere robos fáciles aunque sean de un importe inferior a aquellos con mayor expectativa de botín, pero con mayor riesgo y exigencia técnica. Por lo tanto el delincuente actúa cuando se presenta su oportunidad, que viene condicionada por la facilidad de acceso y huida. También actúa de forma profesional al conocer los sistemas de seguridad y sus vulnerabilidades: casas desocupadas por el día, puertas, bombillos y sistemas de alarma de baja seguridad y mal mantenidos. El sistema de alarma pierde eficacia, ya que entre el tiempo de verificación de la intrusión y el de llegada de la policía será de 15-30 minutos y que dichos sistemas generan entre un 30 y un 60 % de falsas alarmas por fallos técnicos de los operadores. En sistema de alarma avisa de una intrusión (en el mejor de los casos) pero no la impide y tampoco disuade al delincuente.

La resistencia física gana en eficacia: muros, rejas, puertas y cristales obligan al ladrón a realizar un mayor esfuerzo físico, a estar más tiempo expuesto, generar ruido y transportar herramientas contundentes. La presencia de un vigilante de seguridad en determinadas comunidades y urbanizaciones también intimida al asaltante.

Por otro lado, los medios de identificación (llave de seguridad, llave electrónica, tarjeta, mando y código) se pueden obtener por parte del ladrón (de nada sirve sirve entonces una puerta acorazada de estructura robusta si el ladrón la puede abrir), lo cual evita al malhechor muchos problemas y dificultades.

SOLUCIONES

  • Mejorar la seguridad y custodia en tiendas y empresas que venden los sistemas: implantarse medidas técnicas contra el robo y procedimientos auditados contra el uso indebido de la información por parte de los empleados
  • No tratar de ahorrar en la instalación de sistemas, sino contratar a un profesional que se encargue de ello
  • Realizar un diagnóstico previo de la vivienda: tipo de construcción, posibilidades de acceso, entorno vecinal y actividad diurna y nocturna de la zona
  • Proteger infraestructuras de energía y comunicaciones
  • Selección de empresas de seguridad cualificadas que incluyan vigilancia física, en ocasiones realizadas con la ayuda de coches patrulla
  • Protección en capas de seguridad de una vivienda: Diseño, pronta detección del ataque, resistencia física, detección y verificación de la intrusión y protección interior. Todo esto disuade al ladrón (teniendo en cuenta además que en el 90 % de las viviendas de clase media la expectativa del botín es desconocida)
  • Combatir la obsolescencia de sistemas mediante la actualización de puertas, llaves, alarmas y comunicaciones, lo cual obliga al delincuente a emplear nuevos métodos y ser conocedor de los nuevos sistemas. Además hay que contemplar todas las técnicas de ataque ya conocidas, ya que las bandas son itinerantes y tarde o temprano visitan todas las zonas (se recomienda, por ejemplo, actualizar la puerta de seguridad cada 10-15 años y los sistemas de alarma cada 3 años)
Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google