La situación generada por el virus ha brindado la oportunidad a estafadores y delincuentes de cometer delitos aprovechando el miedo generado por el estado de alarma. Éstas son algunas de las estafas que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y otros organismos especializados han detectado:

  • Pruebas gratuitas: estafa hecha por una empresa pirata en varios puntos de España que consiste en ofrecer a personas mayores pruebas gratuitas del coronavirus a domicilio, y cuyo objetivo es, una vez en la casa de la víctima, agredirla, robarle u obtener dinero a cambio de la supuesta prueba. Por su parte las autoridades advierten que no están realizando pruebas a domicilio sin aviso, y en caso de hacerlas envía a personal debidamente identificado y en casos puntuales.
  • Comprar alimentos por teléfono: una persona se hace pasar por empleado de una cadena de supermercados, llamando a la víctima por teléfono para ofrecerle sus productos y evitar que ésta se desplace a las tiendas. La compras se puede pagar en efectivo o dando el número de la tarjeta de crédito o de débito del consumidor.
  • Desvalijamiento de hogares: ladrones que se presentan en casas de personas mayores para supuestas pruebas del COVID-19, cuando lo que pretenden es desvalijar la casa de la víctima. Los delincuentes también se hacen pasar por personal sanitario que ofrecen mascarillas, guantes o remedios milagrosos para desinfectar el domicilio.
  • La estafa de las mascarillas: la Policía aconseja tener cuidado a la hora de comprar material sanitario a través de plataformas digitales, como por ejemplo el caso de alguien que ha pagado 600 euros por una caja de mascarillas y no ha recibido nada a cambio. Este tipo de actos han producido detenciones.
  • Ciberestafas: como por ejemplo ofreciendo suscripciones gratuitas durante 5 años a plataformas de música digital, suplantaciones de instituciones como Unicef, solicitando datos personales o pedir transferencias de 1.000 euros para luchar contra la pandemia.

Medidas de precaución:

  • Desconfiar si en la publicidad que utiliza lenguaje o imágenes que sugieran que el producto puede prevenir o curar la infección por COVID-19.
  • Si se utilizan expresiones que hacen referencia a la escasez como “sólo disponible hoy” o “se agota rápidamente” o sobre las condiciones del mercado “precio más bajo del mercado” o “único producto que puede curar infecciones generadas por el COVID-19”, o si se oferta a un precio muy por encima del precio de productos similares.
  • No fiarse si se pide información personal para datos de un producto o servicio o si se requiere que se descargue una aplicación para obtener dicho producto.
  • Precauciones dirigidas personas mayores, que son las más vulnerables a los estafadores: 
  1. No abrir la puerta a: personas que dicen suministrar servicios para el hogar sin haber sido solicitados, los que fingen ser técnicos, médicos, enfermeros o personal que acude a realizar la prueba del coronavirus o a desinfectar la casa, supuestos distribuidores de guantes y mascarillas y repartidores de alimentos de una gran cadena sin haber hecho previamente una compra
  2. Desconfiar de personas que ofrecer remedios milagrosos contra el virus
  3. No dar nunca datos personales ni bancarios por teléfono a desconocidos