El Ministerio del Interior ha activado la Operación Verano 2022, que supone un incremento de policías nacionales y de guardias civiles de 3.629 agentes en las comunidades autónomas de Andalucía, Asturias, Canarias, Cantabria, Comunidad Valenciana, Galicia, Islas Baleares, Madrid y Murcia, que son las que reciben mayor afluencia de turistas durante la temporada estival. La Operación Verano comenzó el 1 de julio y finaliza el 31 de agosto, excepto en las Islas Baleares, donde se extenderá hasta el 30 de septiembre. Según la evolución de los acontecimientos, la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior  puede variar la duración e intensidad del refuerzo policial en los distintos territorios.

La instrucción la ha dictado el Secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, donde se tiene en cuenta una elevada reducción de la incidencia de la pandemia provocada por la COVID-19, que ha facilitado la progresiva retirada de restricciones y control específicos que afectaban a la actividad turística, lo que permite prever una recuperación sostenida del sector  para alcanzar niveles similares o incluso superiores a los del año 2019.

El objetivo de la instrucción es aumentar la seguridad ciudadana en esas 9 comunidades autónomas para favorecer el turismo mediante un dispositivo que permite aumentar la vigilancia y el control preventivo en vías de comunicación urbanas e interurbanas, estaciones, puertos, aeropuertos, hoteles, playas y campings, así como en cualquier acontecimiento que suponga una gran concentración de personas.

Durante este período las plantillas de la Policía Nacional en las 9 comunidades autónomas en las que regirá la Operación Verano se verán reforzadas con 2.442 agentes que se sumarán a los 21.980 efectivos que ya cuidan la seguridad ciudadana en esos territorios. El el caso de la Guardia Civil, otros 1.187 efectivos reforzarán a los 19.399 ya destinados en esas comunidades en las unidades dedicadas a la seguridad ciudadana. En total, la Operación Verano 2022 se apoya en el despliegue de 45.028 efectivos en su ámbito territorial de aplicación, 24.442 policías nacionales y 20.586 guardias civiles.

Además de reforzar el sector turístico, la instrucción dictada por el Secretario de Estado de Seguridad ordena intensificar los planes operativos frente a la delincuencia itinerante y los robos en viviendas, ante la posibilidad de verse incrementados durante el verano por el considerable aumento del período de estancia en segundas residencias u  otros lugares de destino vacacional.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado también extremarán la precaución frente a las ciber-estafas, que motivan la interposición de un elevadísimo número de denuncias  durante los meses estivales como consecuencia del incremento en esas fechas del uso de internet para resevar alojamientos, paquetes de viaje y otros destinos turísticos.

La Operación Verano es complementaria del Plan Turismo Seguro que la Secretaría de Estado de Seguridad ha puesto en marcha en toda España para prevenir que turistas tanto nacionales como extranjeros sufran actos delictivos durante sus desplazamientos y estancias en diferentes enclaves de atractivo turístico, así como para proveerles de asistencia y asesoramiento necesarios para garantizar su seguridad.