El Ministerio del Interior, a través de la Secretaría de Estado de Seguridad, ha dictado una serie de instrucciones para vigilar espacios lúdicos y acontecimientos religiosos donde esté prevista una gran afluencia de personas. Este dispositivo se extiende por todo el territorio nacional comenzando el 19 de diciembre y finalizando el 15 de enero. Esta decisión fue aprobada el 12 de diciembre de 2022 en la Mesa de Valoración de la Amenaza Terrorista presidida por el Ministro del Interior. Habrá una intensificación de las medidas de protección y respuesta previstas en el vigente nivel 4 de activación del Plan de Prevención y Protección Antiterrorista en ocasión de las fiestas navideñas, un período caracterizado por eventos y desplazamientos de carácter masivo.

La alerta antiterrorista mantiene se nivel 4 pero, como es habitual en estas fechas, se incrementan los dispositivos operativos para garantizar la seguridad de los ciudadanos. La instrucción dictada por el Secretario de Estado de Seguridad ordena el aumento de los dispositivos de seguridad y de las capacidades de inteligencia, de control y seguimiento antiterrorista por parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, así como por el resto de cuerpos policiales y demás instituciones, organismos y operadores, públicos o privados, en materia de seguridad, en el marco de sus respectivas competencias y responsabilidades funcionales y territoriales.

Con la aprobación de tales medidas, se refuerzan los dispositivos policiales en lugares de gran afluencia, centros religiosos y mercados, proporcionando especial vigilancia y protección a los «objetivos estratégicos e infraestructuras críticas». Se realizarán además controles aleatorios de vehículos y personas, aunque extremando las medidas de seguridad y autoprotección para los agentes.

La instrucción ha sido trasladada a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a las policías autonómicas y locales. La Unidad Central de Seguridad Privada de la Policía Nacional comunicará dicha información a las empresas de seguridad privada para que refuercen sus medidas y servicios al vigente nivel de activación antiterrorista.